10 claves sobre la estabilización del personal sanitario

Las medidas para la estabilización del personal sanitario no sancionan los abusos en la contratación temporal, ni eliminan la precarización de los contratos por días
La estabilización del personal sanitario es imprescindible para luchar contra su precarización

«Vamos a hacer fijos a 67.000 sanitarios en España», afirmaba, contundente, el Presidente del Gobierno hace unos días en la prensa, al anunciar la publicación del Real Decreto-ley 12/2022, de 5 de julio, por el que se modifica la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, para facilitar la estabilización del personal sanitario.

Más allá de la incorrección jurídica de tal entusiasmo, dado que la Constitución Española exige que el acceso a la función pública se lleve a cabo a través de los principios de igualdad, mérito y capacidad, no cabe duda de que la norma busca continuar la senda iniciada un año antes con el resto de los empleados públicos, pretendiendo dotar de estabilidad en el empleo a las miles de plazas estructurales ocupadas por personal temporal.

Por supuesto, y pese a que ha sido pactada nuevamente con los agentes sociales, han surgido a uno y otro flanco voces que critican, por un lado, que no se cumplen los parámetros comunitarios, incidiendo en la temporalidad; y por otro, que se van a regalar puestos fijos a todos los interinos.

El personal sanitario: a la cabeza en precariedad

Antes de ceñirnos a la estricta valoración jurídica del Real Decreto-ley, pienso que debería ser motivo de reflexión en esta sociedad que el colectivo de personas trabajadoras más valorado y apreciado por la ciudadanía sea paradójicamente el personal de la Administración con mayor nivel de precariedad.

Un simple vistazo a la vida laboral de una médico o un enfermero, por citar un ejemplo, indicaría una trayectoria profesional más propia de un trabajador dedicado al reparto de una plataforma digital, con decenas de contratos por días, fines de semana, etc.

Es realmente intolerable que las personas que protegen nuestra salud estén sometidas a este nivel de incertidumbre laboral. Lo que explica las fugas de talento a otros países de nuestro entorno, o mismo a la floreciente sanidad privada, que reciben con los brazos abiertos a profesionales de primer nivel.

Las medidas para estabilizar al personal sanitario son poco ambiciosas

Las 10 claves de la reforma para la estabilización del personal sanitario

La reforma del Estatuto Marco afecta sobre todo al desarrollo de la contratación temporal, contenida en el art. 9, dado que los procesos de estabilización son los contenidos en la Ley 20/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público.

A nuestro criterio, nos encontramos ante un maquillaje o cambio de denominación de los nombramientos, que a priori no parecen suponer una garantía de estabilidad para el personal estatutario.

1. Dos tipos de personal estatutario

Se crean dos tipos de personal estatutario: temporal (art. 9) y sustituto (at. 9 bis). Realmente es difícil de comprender tal diferenciación, dado que el personal sustituto es también personal temporal.

2. Supuestos de nombramiento del personal interino

El personal estatutario temporal pasa a denominarse interino (art. 9), y puede ser nombrado para estos supuestos:

  • a) Para plaza vacante, estableciéndose, como para el personal funcionario y laboral, un plazo máximo de tres años que antes no existía.
  • b) Ejecución de programas de carácter temporal, que tampoco pueden superar los tres años, y que nunca pueden suponer llevar a cabo tareas o necesidades permanentes de los servicios de salud. Dado el déficit estructural de personal sanitario, se hace difícil pensar en qué tipo de programas pueden condicionar esta temporalidad.
  • c) Exceso o acumulación de tareas, con un plazo máximo de nueve meses, dentro de un período máximo de dieciocho meses. Esta es una de las primeras trampas de la reforma, dado que, si bien nominalmente se suprime al personal eventual, en la práctica este apartado mantiene su configuración. Asimismo, no se palía el principal problema de estos nombramientos: la exigencia de una duración mínima, lo que supone que se puedan seguir haciendo contrataciones por días, fines de semana, etc.

3. Causas de finalización de la interinidad y duración máxima

El art. 9.2 establece las causas de finalización de esta interinidad, dando especial relieve a su duración máxima de tres años, que supondrá el cese del interino y, en caso de que la plaza no fuera cubierta, se nombrará otro.

Se excepciona el caso en que la convocatoria de la plaza haya sido convocada sin resolver el proceso selectivo, que permite seguir en el puesto al interino, sin fecha de finalización.

Nuevamente se adivina una rotación en estas interinidades de tres años, lo que, a nuestro criterio, precariza más las condiciones de los estatutarios.

4. Creación de la figura del personal estatutario sustituto

Se incorpora el art. 9 bis, para crear la figura del personal estatutario sustituto, lo que es sorprendente, pues un sustituto siempre ha sido un interino.
Las causas serán las siguientes, que en gran medida acogen a las que antes era llamado personal eventual:

  • a) Sustitución de vacaciones, permisos, ausencias, etc., lo que implicará nombramientos de días o semanas.
  • b) Algo novedoso, como la sustitución de hasta dos personas para cubrir exenciones de guardias, edad o enfermedad, por un período máximo de tres años. Confieso que no acabo muy bien de entender este tipo de sustituciones, pero no suenan muy bien.
  • c) Reducción de jornada ordinaria de personal fijo.

5. Fijos y temporales tienen los mismos derechos

El art. 9 ter recuerda que personal estatutario fijo y temporal tendrán los mismos derechos. Algo que ya garantiza la Constitución Española y el Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada, aplicado por la Directiva 1999/70/CE, y que las Entidades Sanitarias llevan vulnerando de forma sistemática, como por ejemplo, en la carrera profesional.

La reforma del Estatuto Marco amplía y confunde los supuestos de temporalidad en la contratación de personal sanitario

6. Indemnización por incumplimiento de los pazos

El art. 9 quater es una declaración de intenciones en cuanto a la responsabilidad de las diferentes Administraciones para que se de cumplimiento a este control de la temporalidad, pero sin definir medida sancionadora alguna para sus responsables.

Al igual que sucedió para el personal funcionario y laboral de la Administración, se fija una indemnización de veinte días por año de servicio en caso de que se incumplan los plazos máximos de permanencia.

7. Sin consecuencias por el abuso en la temporalidad

La modificación del art. 33 no añade nada nuevo a la fórmula de selección del personal estatutario temporal e interino, salvo incluir el principio de celeridad e introducir la inmediatez por todo el apartado.

No se deriva consecuencia alguna para el personal objeto de abuso en la temporalidad, ni para la Administración que no cumpla los plazos legales máximos.

8. Procesos de estabilización

Recordar que los procesos de estabilización se remiten a la Ley 20/2021:

  • a) El art. 2 de la Ley establece que serán objeto de concurso-oposición todas las plazas ocupadas de forma temporal e ininterrumpida desde el 1 de enero de 2016 al 31 de diciembre de 2017.
  • b) Asimismo, las Disposiciones 6ª y 8ª prevén la convocatoria excepcional, por una sola vez, de un concurso de méritos para estabilización de empleo de larga duración, que incluirán todas las plazas ocupadas de forma temporal ininterrumpida con anterioridad al 1 de enero de 2016.

9. Las CCAA deben poner en marcha las medidas

Todas estas medidas deben llevarse a cabo por las correspondientes Comunidades Autónomas, que son las titulares de los Servicios de Salud.

10. La reforma afecta al persona estatutario nombrado a partir de su entrada en vigor

Por último, los efectos de esta reforma afectan únicamente al personal estatutario nombrado desde su entrada en vigor, el 7 de julio de 2022.

En definitiva, y a nuestro criterio, la reforma del Estatuto Marco es poco ambiciosa, amplía y confunde los supuestos de temporalidad, no sanciona debidamente los abusos en la contratación. Y, desde luego, no elimina la precarización de los nombramientos por días, que impide al personal sanitario alcanzar una estabilidad en su vida laboral y personal a la altura de su formación y excelencia profesional.

Descubra nuestro trabajo en https://vento.es/