fbpx

Tributación en el IRPF de la compensación percibida por un comunero

Alberto Vázquez
El TS indica en qué casos la compensación percibida por un comunero que no recibe el bien al disolverse el condominio tributa en el IRPF
El TS considera que la compensación recibida por un comunero cuando se disuelve el condominio debe tributar en el IRPF si se produce una ganancia patrimonial

El Tribunal Supremo (en lo sucesivo, TS) tenía pendiente de determinar1 en qué casos la compensación percibida por el comunero, a quien no se adjudica el bien cuando se disuelve el condominio, comporta para dicho comunero la existencia de una ganancia patrimonial sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF).

El aludido auto de admisión nos interroga sobre la cuestión nuclear que constituye el objeto del litigio: La tributación en el IRPF de la disolución de la comunidad de bienes o extinción del condominio.

En concreto, se trataba de un supuesto en el que se disuelve la situación de copropiedad sobre un inmueble, adjudicándoselo a uno de los copropietarios y compensando al otro en metálico.

El concepto de las ganancias y pérdidas patrimoniales

Ello exige, conforme recoge el auto de admisión, interpretar el artículo 33 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, que dispone:

1. Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos.

2. Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio:
a) En los supuestos de división de la cosa común.
b) En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.
c) En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.
Los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos.

Si se produce una alteración en el valor del inmueble, la compensación que recibe el comunero debe tributar en el IRPF

No hay transmisión gravable en el ITP

Con carácter preliminar, es trascendental poner de manifiesto que el Alto Tribunal había declarado que «la división y adjudicación de la cosa común son actos internos de la comunidad de bienes en los que no hay traslación del dominio, de modo que, en consecuencia, por primera transmisión solo puede entenderse la que tiene como destinatario un tercero2».

En principio, pues, la división y consiguiente adjudicación de las partes en que se hubieran materializado las cuotas ideales anteriormente existentes no son operaciones susceptibles de realizar el hecho imponible del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP).

Dicho de otro modo, la división de la cosa común y la consiguiente adjudicación a cada comunero en proporción a su interés en la comunidad de las partes resultantes no es una transmisión patrimonial propiamente dicha -ni a efectos civiles ni a efectos fiscales- sino una mera especificación o concreción de un derecho abstracto preexistente.

Lo que ocurre es que, en el caso de que la cosa común resulte por su naturaleza indivisible o pueda desmerecer mucho por su división (como puede ser una plaza de aparcamiento o un piso) la única forma de división, en el sentido de extinción de comunidad, es, paradójicamente, no dividirla, sino adjudicarla a uno de los comuneros a calidad de abonar al otro, o a los otros, el exceso en dinero.

Esta obligación de compensar a los demás comuneros, o al otro, en metálico no es un «exceso de adjudicación», sino una obligación consecuencia de la indivisibilidad de la cosa común y de la necesidad en que se ha encontrado el legislador de arbitrar procedimientos para no perpetuar la indivisión, que ningún comunero se encuentra obligado a soportar.

Pudiera sorprender que, si como hemos visto, no hay transmisión gravable en el ITP, sino mera especificación de derechos pueda hablarse de una «transmisión» gravable en el IRPF.

El motivo de ello es que, en el ITP, el hecho imponible es la transmisión, de forma que, si ésta no existe, porque tan solo hay una especificación de derechos, no puede haber sujeción a este impuesto, y en cambio en el IRPF no se grava la transmisión, sino la existencia de una alteración patrimonial.

La respuesta a la cuestión interpretativa planteada

La Sala considera que, con carácter general, el ejercicio de la acción de división de la cosa común no implica una alteración en la composición del patrimonio, tal y como recoge el artículo 33.2 LIRPF, ya que únicamente se especifica la participación indivisa que correspondía a cada uno de los comuneros.

Ello comporta que, a efectos de futuras transmisiones, la fecha de adquisición no es la de adjudicación de los bienes a los copropietarios, sino la originaria de adquisición de dichos bienes.

Ahora bien, para que esto se produzca es necesario, además, que las adjudicaciones que se lleven a cabo al deshacerse la indivisión se correspondan con la cuota de titularidad. Lo que no ocurrirá en el caso de que se haya producido una actualización del valor del bien, pues en tal caso se habrá producido un exceso de adjudicación, entendido como diferencia de valor, que genera una alteración patrimonial.

Consecuentemente con lo expuesto, el TS contesta a la pregunta formulada por el auto de admisión indicando que:

La compensación percibida por un comunero, a quien no se adjudica el bien cuando se disuelve el condominio, comportará para dicho comunero la existencia de una ganancia patrimonial sujeta al IRPF, cuando exista una actualización del valor de ese bien entre el momento de su adquisición y el de su adjudicación y esa diferencia de valor sea positiva3.


1 ATS 3705/2021, Recurso de casación 5110/2020, de 18.03.2021

2 STS 4571/1999, Recurso de casación 8138/1998, de 28.06.1999

3 STS 3585/2022, Recurso de casación 5110/2020, de 10.10.2022

Autor