Nuestra socia Catarina Capeans comenta una reciente sentencia del Tribunal Supremo que confirma que no es necesario que el empresario conozca el embarazo de la mujer para que opere la protección automática de la mujer y se sancione el despido con la nulidad del mismo.

Ver artículo