De los bebes de Logroño al bebe de Nevermind: 4 vías de reclamación por daños y perjuicios

El caso de las dos niñas intercambiadas en un hospital de Logroño ha desencadenado una reclamación por daños y perjuicios multimillonaria.
La reclamación por daños y perjuicios es extensiva a distintos ámbitos

Esta semana, los medios se han hecho eco del cambio de dos bebés en un hospital público de Logroño hace casi 20 años. Este error humano causó un perjuicio irreparable a dos familias. Ahora, una de las perjudicadas ha decidido emprender una reclamación por daños y perjuicios contra la Consejería de Salud de La Rioja.

En concreto, exige el pago de tres millones de euros por los daños causados por ese intercambio.

1. Responsabilidad patrimonial de la administración

La vía judicial para solicitar esta indemnización es la denominada responsabilidad patrimonial de la administración. Los particulares podrán reclamar la reparación del daño causado como consecuencia del funcionamiento normal o anormal de la administración pública estatal, autonómica o local.

Esta vía está abierta tanto en el ámbito sanitario, como el caso del cambio de bebés en Logroño, como en cualquier otro.

Un ejemplo reciente es la reclamación por daños y perjuicios de la hostelería por los daños causados como consecuencia de las medidas del Estado y de las comunidades autónomas por causa de la pandemia.

En Vento Abogados & Asesores ya estamos trabajando en este ámbito al objeto de lograr la correspondiente indemnización para los hosteleros afectados. Contamos con profesionales de contrastada experiencia en la reclamación por daños y perjuicios y la consecución de las pertinentes indemnizaciones.

2. Reclamación por daños y perjuicios en el ámbito privado

Ahora bien, la reclamación por daños y perjuicios también puede darse en el ámbito privado. Así, los perjudicados por un hecho dañoso pueden reclamar una indemnización al responsable por acción u omisión aun cuando no hubiera una relación contractual previa.

Y si no que se lo digan a Loles León, que reclamó una cuantiosa suma a un hotel en el que se alojaba Jeremy Irons. La actriz tropezó con unas escaleras que había a la entrada de la suite donde se alojaba el famoso intérprete.

El asunto llegó al Tribunal Supremo, que condenó al establecimiento al entender que no actuó con la diligencia exigible atendiendo a las circunstancias del caso.

3. Reclamación por daños y perjuicios  en una relación contractual

Una tercera vía sería la reclamación por daños y perjuicios en el marco de un contrato. Cuando dos partes llegan a un acuerdo y alguna de ellas lo incumple surge el derecho de reclamar a la incumplidora la indemnización de los daños y perjuicios causados.

Reclamación por daños morales

En este supuesto resulta interesante destacar la reclamación de los denominados daños morales. Son muchos los ejemplos de retrasos de aviones que dan lugar no solo a la indemnización de los perjuicios materiales ocasionados por ese retraso sino también de los derivados de la angustia sufrida por los viajeros afectados.

También son recurrentes los casos de los viajes de luna de miel que se ven truncados por el incumplimiento de las condiciones pactadas o por el acaecimiento de circunstancias que debieron haber sido previstas por los proveedores de estos servicios.

Los tribunales vienen reconociendo la indemnización de los daños morales a los recién casados atendiendo al carácter excepcional del viaje y todas las connotaciones que lo acompañan.

Ahora bien, los denominados daños morales tienen su origen en las indemnizaciones derivadas de la vulneración de la Ley Orgánica de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

En España esta sería uno de los fundamentos legales que podría usar el bebé de la portada de Nevermind. Recientemente salía a la luz la noticia de que el protagonista de esa fotografía ha interpuesto una reclamación a los componentes vivos de Nirvana por un uso inadecuado de su imagen en aquel disco que marcó a toda una generación.

Descubra nuestro trabajo en http://vento.es/